segurodevidahipoteca.es

Hipotecas sin vinculaciones, para que no te impongan lo que no quieres

¿Quieres ahorrar mucho dinero en tu hipoteca?

Averigua cuánto dinero te puedes ahorrar sacando el seguro de vida que tienes con el banco.

Los consumidores no quieren que su banco les imponga contratar lo que no desean. Por eso las hipotecas sin vinculaciones, sin tener que domiciliar la nómina y sin la obligación de contratar seguros, son lo mejor en hipotecas.

Mucha gente busca la cuota mensual más baja cuando compra una casa. Es lógico, pero si lo hace a cambio de firmar vinculaciones con su banco, debería echar cuentas, porque lo más probable es que acabe pagando bastante más por su crédito hipotecario.

Los bancos suelen rebajar el tipo de interés que aplican a la hora de conceder una hipoteca a cambio de las llamadas vinculaciones, que normalmente son contratar una cuenta nómina, domiciliar recibos, hacerse un plan de pensiones, tener varias tarjetas de crédito y débito y, lo más habitual, exigir al cliente que contrate varios seguros de vida hipoteca, de hogar… con la entidad bancaria. Como contrapartida, el tipo de interés será más reducido; en ocasiones, incluso podrá llegar a un punto menos, dependiendo de cuántos productos vinculados contrate el cliente. Pero no hay que dejarse engañar por las apariencias.

Lo primero que hay que saber es que el banco no puede obligar al cliente a nada. La Directiva 2014/17/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de febrero de 2014, sobre los contratos de crédito celebrados con los consumidores para bienes inmuebles de uso residencial pretendió acabar con estos abusos, y por ello establece que, si bien puede exigirse una póliza de vida al consumidor para que el prestamista se asegure el reembolso del crédito, el cliente tiene derecho a elegir su propio proveedor de seguro.

La misma directiva pide a los Estados miembros que velen «por que el prestamista acepte la póliza de seguros de un proveedor distinto de su proveedor favorito cuando dicha póliza posea un nivel de garantía equivalente al nivel que haya propuesto el prestamista».

Además, ahora el banco tiene que reflejar en el contrato ante el notario todo lo relativo a los servicios accesorios, como un seguro, si fuera necesario para obtener el crédito en las condiciones ofrecidas, y mencionarlo de forma clara, concisa y destacada, junto con la TAE, la tasa anual equivalente, que engloba todo: el tipo de interés, las comisiones y el plazo de la operación.

Hipotecas sin vinculaciones

Cada vez más entidades de crédito ofrecen hipotecas sin vinculaciones, sabedoras de que los consumidores huyen de las exigencias de los bancos a cambio de ofertas que luego no son tales. Incluso aunque suban el interés por no contratar los seguros de vida hipoteca con el banco o los de hogar, el cliente puede ahorrar mucho dinero si suscribe sus seguros con otra entidad. Lo vemos cada día en nuestro calculador de penalización, y tenemos casos reales de gente que se ahorra grandes cantidades de dinero al año por no contratar el seguro de vida con el banco.

Nuestra experiencia es que siempre resulta ventajoso no contratar el seguro de vida hipoteca con el banco o, si ya se ha hecho, cambiarlo a otra entidad aseguradora, aunque el banco penalice con el tipo de interés. Y ojo, porque para poder aplicar esa subida de interés por retirar algún producto vinculado tiene que haber sido reflejado en el contrato ante notario, a partir de la nueva directiva antes citada.

Las hipotecas sin vinculaciones son productos que tienen un interés bajo sin necesidad de pedir nada a cambio al cliente: el consumidor no tiene por qué suscribir ningún otro producto a cambio para obtener un precio competitivo en el mercado. Como debe ser.

Ya hay algunas entidades crediticias que están ofreciendo un interés bajo para préstamos hipotecarios sin exigir vinculaciones. No hay muchas, pero las hay. En una hipoteca sin vinculaciones, el cliente decide el tiempo de devolución del préstamo, el tipo de interés que quiere y basta. Los requisitos para concederle préstamo deben ser los mismos que en una hipoteca con vinculaciones: determinados ingresos y capacidad demostrada de devolución del préstamo, para lo cual podrá hacerse un seguro de vida con la aseguradora que le salga más barata y que le cubra mejor sus necesidades.

Lo deseable, además, es que una hipoteca sin vinculaciones no tenga comisiones de apertura ni por amortización anticipada ni por cambio de condiciones.

El interés no lo es todo

Como hemos visto, no basta con que nos ofrezcan un tipo de interés ventajoso. Lo mejor es contratar hipotecas sin vinculaciones… y también con un bajo interés, claro. Pero, en cualquier caso, no conviene dejarse tentar por apariencias o por discursos que el cliente no llega a entender del todo. Los consumidores tienen derecho a estar bien informados. Y también a poder elegir el interés que desean que se aplique a su crédito hipotecario, el tiempo de devolución del importe total de la hipoteca y a tener cero vinculaciones en su contrato.

El tipo de interés: fijo, variable o mixto

Fijo: No varía durante todo el tiempo de devolución del préstamo. Se paga siempre la misma cuota, aunque esta resulte más alta que si tuviera un interés variable; ofrece a cambio la tranquilidad de que no habrá sorpresas durante la vida del préstamo hipotecario.

Variable: El primer año se paga un interés fijo; el resto se revisa para aplicar el interés según esté en el mercado. Suele pagarse menos, pero no está exento de sobresaltos.

Mixto: Se establece una cuota fija en los primeros años, que pueden ser 10 por ejemplo, cuando el cliente está más agobiado económicamente y luego ya se pasa a variable.

El plazo de devolución

A más tiempo, el consumidor pagará más intereses, pero a veces no se puede hacer otra cosa, porque la cuota sube bastante si se pretende devolver el préstamo hipotecario en poco tiempo.

El mundo ha cambiado, y las mejores hipotecas sin vinculaciones no suelen estar en la sede del banco de la esquina, sino en internet. El consumidor puede encontrarlas fácilmente y vigilar que no le pidan domiciliar nada, que no le exijan ningún tipo de vinculación y, lo ideal, que tampoco sea necesario ni siquiera cambiarse de banco. Hay empresas que se ocupan de todo, que acompañan al cliente en el proceso y que no se olvidan de él en cuanto firma en la notaría, y también que consiguen rebajar considerablemente la cuota que paga el cliente y el importe total que tendrá que devolver por su hipoteca sin vinculaciones. Si quieres cambiar tu situación, llámanos y un asesor experto te asesorará con los trámites sin ningún coste. Te ayudamos a ahorrar.

 

¿Quieres ahorrar mucho dinero en tu hipoteca?

Averigua cuánto dinero te puedes ahorrar en el seguro de vida que tienes con el banco.

Cambia el seguro de vida con tu banco y ahorra mucho dinero en tu hipoteca.

Averigua el precio de tu seguro con solo 3 preguntas

No importa que el banco te penalice por cancelar el seguro de vida.

El ahorro es muy superior a la penalización

Esto también te interesará

Deja tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.